Aseguran ser fanáticos de los artistas, pero no son capaces de comprar una boleta.


Por Agustin de la Cruz (Sugar).

New York, (SL) -Las reuniones y tertulias entre colegas, son como visitar una barbería o salón de belleza, pues de igual manera se habla de todo.
Uno de los temas más espinosos, es el de las boletas, considerando que nuestras amistades y familiares, nos ven envuelto en la promoción de uno o varios de los tantos eventos que se realizan en el área tri-estatal y/o hasta en el pais, y no desaprovechan la oportunidad para solicitarnos entradas.
Todos son fanáticos de los artistas, pero su fanatismo no es lo suficientemente grande, como para atreverse a apoyar el evento, la música y el artista comprando el derecho de estar presente.
Estos “fanáticos de boca”, desconocen la inversión y el alto riesgo de producir un evento, cuando fracasa un evento nadie va donde el responsable a ofrecerle colaboración económica, pero que además ponen en riesgo el poder de convocatoria del artista.
Olvidan que, en el caso de nosotros recibir boletas por promoción, no son un regalo, sino el pago ha dicho trabajo y al regalarla, estaremos regalando nuestro tiempo y nuestro trabajo.
En definitiva, si usted se hace llamar fanático, asuma ese término adquiriendo la boleta que lo acredita como tal y todos se lo vamos a agradecer, sobre todo su artista.

No hay comentarios.:

Imágenes del tema de RBFried. Con tecnología de Blogger.