Cuidado con matar la gallina de los huevos de oro


Por primera vez llegó al puerto de Sansoucí el buque Costa Mágica, de la línea de cruceros Costa Cruises con 2,648 cruceristas que inundaron toda la zona colonial de la capital.
Estaban los dueños de negocios del lugar felices  con el movimiento que hubo ayer.

La nave tiene capacidad para 3,470 pasajeros, pero no estaba al tope.
Todo un hotel flotante, en su mayoría cruceristas de Alemania, Francia e Italia.
El Costa Mágina es uno de los más grandes que recibirá Sansoucí del grupo Carnival.

Cuando se termine el proyecto que Los Vicini tienen contemplado en el puerto y la ciudad colonial alcance su proceso de rescate muchos son los cruceros que se esperan en la zona, similar a lo que acontece en Puerto Rico en el Viejo San Juan.

Pero, ojo al Cristo. Hay que tener cuidado con los guías turísticos dominicanos,  algunos de los cuales son inescrupulosos, y llevan los turistas a comprar ámbar, larimar y tabacos falsificados.

Gran decepción se lleva esa gente cuando llegan a sus países de origen y se percatan de que han sido engañados.
El Ministerio de Turismo, la Policía Turística debe  impedir el negocio de inescrupulosos que venden artículos falsicados.
Hay que vigilarlos, decomizarles la basura y meter presos a los estafadores, que son los responsables de ahuyentar el turismo de cruceros, tanto en la capital como en Puerto Plata.

Puerto Plata se está levantando nueva vez con la llegada de los cruceros, pero vuelven algunos comerciantes con sus viejas mañas de tratar de explotar a los cruceristas.

Uno no entiende el afán de esta gente, tratando de ganarlo todo de una vez vendiendo los  artículos a sobreprecio.
Creen que esos extranjeros son tontos y que no se darán cuenta.

No sabiendo que la voz de la estafa corre, y cuando vienen a ver los viajeros no van a querer desmontarse del barco cuando lleguen aquí.

¡Por favor, no maten la gallina de los huevos de oro!.
Otra cosa es que algunos guías exageran en las exigencias que hacen  a los dueños de establecimientos a donde llevan los grupos de viajeros.

¡Están cobrando el 30 por ciento de las ventas! 
Encima de que les pagan el servicio, se quieren quedar casi con todo el margen de ganancia  de los negocios donde llevan turistas.

Y así no se puede.
Y es que todo aquí, en el país,  es un negocio abusivo. 
Lo mismo sucede con los autobuses que viajan al Este, que se detienen en unos paradores.

Está bien que les paguen, pero no las sumas que a veces exigen. 
Son unos exagerados, y algunos establecimientos se tranzan, pero entonces, encarecen los precios para poderle dar a los choferes de las guaguas lo que ellos piden.
Una nefasta costumbre la del dominicano, que desde que ve que alguien llega de fuera, le quieren dar en la madre con lo que venden.

No hay comentarios.:

Imágenes del tema de RBFried. Con tecnología de Blogger.