sábado, 8 de diciembre de 2012

Jennifer López: “No podía pasarme cuatro meses tirada en una cama”


Agencias

La diva del Bronx dice que finalmente se repuso de su fallido matrimonio y sigue adelante

Jennifer López vive una de sus mejores etapas profesionales, aunque el éxito   se debe en parte a la dolorosa experiencia de su divorcio de Marc Anthony.
La cantante reconoce que el fracaso de su matrimonio fue duro, porque afectaba directamente a los dos hijos de la expareja, pero pronto se dio cuenta de que la mejor forma de pasar página era cultivar su faceta artística con intensidad.
La familia
“La ruptura fue algo devastador para mí, no solo por el cariño que nos tenemos, sino porque también implicaba la desintegración de una familia. Y  la familia lo es todo para mí. Me costó adaptarme de nuevo a la rutina, pero no quería desperdiciar mi vida lamentándome y me volqué en el trabajo.
No podía pasarme cuatro meses enteros sin salir de la cama”, confesó al portal Hollywood Life. La diva del Bronx   se repuso del impacto de su decepción amorosa y proyectó sus ansias de comerse el mundo en la canción “Dance again”, que se   convirtió en un  himno  que  representa  su fortaleza.
Dice  que no vale la pena involucrarse en una relación de pareja perjudicial para la autoestima y que anule los sueños.
“Me dije a mí misma que tenía que convertir la ruptura en algo positivo, no solo quería sobrevivir tras la separación, sino mejorar y convertirme en mejor artista.
También me llevó a reflexionar sobre la naturaleza del amor y sobre las cosas que había hecho mal durante mi última relación. Estuve aceptando ciertas situaciones que eran negativas para mi vida, que me limitaban como persona y como artista. Me pregunté si merecía la pena estar sumida en una mala relación, y traté de buscar el porqué”.

Traductor de Idiomas