jueves, 6 de diciembre de 2012

DIRECTOR BORICUA DE EMISORA EN PR CANCELA TODOS LOS LOCUTORES DOMINICANOS POR EGOISMO Y MALA FE CONTRA LOS DOMINICANOS



Increíble, señores, lo que acaba de ocurrir en la emisora Ritmo 96.5 de Puerto Rico, la primera tropical de la vecina isla, y un verdadero bastión de la bachata y el merengue.

Raphy Cabrera, una de las voces más populares de la estación, y quien tenía ya más de tres años laborando en la emisora, acaba de ser cancelado con el propósito de eliminar el último vestigio de locutores dominicanos en la misma.


Al gerente de operaciones y al director musical de la estación, no les ha importado nada que Cabrera fuera el locutor más popular  de este tiempo para adoptar la injusta medida, sólo con el deseo de que locutores puertorriqueños sean los que ocupen todos los espacios, pues con anterioridad ya habían cancelado  a otros locutores dominicanos, como el fue el caso de Raphy Martínez y Martín Breton.


El alegato fue que la emisora se escuchaba "muy dominicana", según los trogloditas boricuas que la dirigen, demostrando una vez más su ensañamiento, persecución y la discriminación que ejercen contra todo lo que huela a dominicano.


Lo que han hecho con Cabrera es un abuso.


Sólo hicieron esperar que muriera Pedro Arroyo, creador del concepto y programador de la emisora, que cuando se inició Ritmo 96.5 buscó a locutores dominicanos para que estuvieran en el staff  con la programación de merengue y bachata las 24 horas del día, poniendo música no solo de intérpretes puertorriqueños, sino de dominicanos, como lo demuestran las fotos con los artistas criollos  que han sido tomadas en esa emisora.


Increíble, señores, lo que acaba de ocurrir en la emisora Ritmo 96.5 de Puerto Rico, la primera tropical de la vecina isla, y un verdadero bastión de la bachata y el merengue.

Raphy Cabrera, una de las voces más populares de la estación, y quien tenía ya más de tres años laborando en la emisora, acaba de ser cancelado con el propósito de eliminar el último vestigio de locutores dominicanos en la misma.


Al gerente de operaciones y al director musical de la estación, no les ha importado nada que Cabrera fuera el locutor más popular  de este tiempo para adoptar la injusta medida, sólo con el deseo de que locutores puertorriqueños sean los que ocupen todos los espacios, pues con anterioridad ya habían cancelado  a otros locutores dominicanos, como el fue el caso de Raphy Martínez y Martín Breton.


El alegato fue que la emisora se escuchaba "muy dominicana", según los trogloditas boricuas que la dirigen, demostrando una vez más su ensañamiento, persecución y la discriminación que ejercen contra todo lo que huela a dominicano.


Lo que han hecho con Cabrera es un abuso.


Sólo hicieron esperar que muriera Pedro Arroyo, creador del concepto y programador de la emisora, que cuando se inició Ritmo 96.5 buscó a locutores dominicanos para que estuvieran en el staff  con la programación de merengue y bachata las 24 horas del día, poniendo música no solo de intérpretes puertorriqueños, sino de dominicanos, como lo demuestran las fotos con los artistas criollos  que han sido tomadas en esa emisora.




Lo curioso de esta situación es que Ritmo 96.5 es una de las cinco emisoras de la empresa SBS de Raúl Alarcón, el dueño de La Mega, de Nueva York y Miami, de Amor y otras emisoras más en el West Coast de Estados Unidos, y hasta donde se sabe, la familia Alarcón siempre le han dado oportunidad de trabajo a los locutores dominicanos, y les ha respetado.


Extraña que estos "jefecitos" boricuas en la emisora de Puerto Rico dedicada a difundir música dominicana, que tan buen resultado le ha dado, asuman esa actitud en contra de los locutores dominicanos.



Y para que vean como son las cosas. Mientras eso sucede, aquí hay emisoras, como Super Q, de Jossie Esteban, que empezó a retransmitir un programa de mezcla musical que se hace en Puerto Rico.


Qué estaremos pagando los dominicanos con los puertorriqueños, que en una época hasta hicieron protestas públicas en contra de las orquestas de merengue que viajaban a tocar a Puerto Rico en la época de la gran zafra, hasta que se salieron con la suya.


Sacaron el merengue de la radio y solo tocaban a los grupos puertorriqueños del género, y le hicieron un gran daño al merengue dominicano, pero al final, también se lo hicieron ellos, porque por el mismo hoyo que lanzaron a los dominicanos, también se fueron ellos. Sólo hay que ver los "cadáveres" de Elvis Crespo, Olga Tañón, Manny Manuel, Grupomanía, Joseph Fonseca y los demás.


Todo eso no es más que parte del comportamiento errático que han tenido históricamente los "hermanos boricuas", debido a complejos y resabios con lo que quieren tapar su falta de identidad, derivada de su condición política, social y económica. Y a quién van a golpear!? ¡A quienes les quedan más cerca y más les llegan por decenas y en yola!…A los "mojaitos" dominicanos, como ellos nos dicen…(Aunque no podemos hablar mucho, porque aquí  nos pasa lo mismo con los haitianos, pues cada vez que se pierde algo, el culpable es el "petite" que le tiene terror a subirse en "la camiona")

Traductor de Idiomas