miércoles, 21 de marzo de 2012

La familia de Casandra reclama, Envían carta al presidente de Acroarte en la que piden un show más “nacionalista”

                                                             José E. Rivera Damirón.

(Laritza Calvo)

El pasado martes 13, José E. Rivera Damirón, quien representó a la familia Casandra Damirón en el conteo de los votos de los Premios Casandra, pidió unos minutos a los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Asesores presentes en la Casa Nacional de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), para leer esta comunicación que el Caribe reproduce a continuación:

“Queremos aprovechar la presencia de los miembros de la directiva de Acroarte y del Consejo de Presidentes de la entidad para plantearles brevemente lo siguiente:

1. A principios del año 2011 sostuvimos una reunión con ejecutivos de la CND y con el entonces presidente de Acroarte, Feliz Vinicio Lora, en la cual expusimos por primera vez de manera oficial, una serie de puntos inherentes al rol que como representantes de nuestra madre Casandra Damirón en cuya memoria se celebra esta premiación, que a nuestro juicio, debían de ser revisados de manera detallada.

Algunos de los más relevantes son los siguientes:

A) La presencia de Casandra y su historia dentro de la premiación. Aspecto que originalmente siempre formaba parte o del espectáculo, o de la parte protocolar del mismo. Esta inquietud se sustenta en el hecho de que cada nueva entrega, en El Casandra, se viene soslayando ese importante elemento que para nosotros forma parte medular de la esencia del mismo, ante otros elementos que requieren tiempo y esfuerzos de producción.

B) La presencia nuestra y nuestros familiares en el evento. Estos últimos vienen siendo lentamente pero consistentemente ubicados a veces en un incómodo y distante lugar en el teatro, contrario a lo que desde sus orígenes se estableció y fue costumbre. (Recordar que un año, no llegaron las boletas nuestras).

Ellos, más temprano que tarde, serán quienes estarán llamados a representarnos en el premio y resulta difícil de repente aprender a querer lo que nunca se ha sentido suyo.

2. El tema de la esencia del espectáculo, en el cual, nunca hemos participado ni opinado hasta el momento. Sin embargo, la misma crítica del público y de muchos de ustedes mismos, advierte un alejamiento del espíritu de incentivo a la dominicanidad y de nuestras mejores cosas, las cuales parece que estamos cambiando por una internacionalidad y modernidad que pudiera ser conveniente desde el punto de vista comercial; pero no desde el punto de vista de lo que originó el premio y de lo que fue el sentir y el accionar de la persona en cuya memoria ha sido inspirado.

No estamos en contra de lo internacional. Por el contrario, lo vemos como una oportunidad de oro, pero para impulsar lo mejor de lo nuestro. No para competir con ninguna premiación extranjera que representa a grupos de inmigrantes de los Estados Unidos en búsqueda de su propia identidad.

3. Nuestra familia realizó varias reuniones con la pasada directiva y con el Consejo Permanente de Presidentes, con la intención de impulsar un clima de acercamiento entre nosotros para de manera conjunta, velar por el futuro del premio y por una adecuada participación de las partes que en él participan en la toma de decisiones. Sin embargo, pese a que acordamos con esa directiva y con la actual, realizar una reunión luego de la toma de posesión de la misma; a la fecha, a casi un año de distancia y no por causa nuestra... ese encuentro no se ha realizado y hoy nos abocamos a una nueva entrega del premio, sin saber si los puntos que en un momento discutimos, han sido tomados en cuenta o no.

4. Basados en este orden de participación, uno de esos puntos se refería a la creación de programas de bienestar para la clase que, como un fondo de pensiones y un plan de seguro médico, para los miembros de Acroarte serían creados y administrados por las autoridades del gremio. Cabe señalar que nuestro interés en cualquier aspecto que toque lo económico, solo se sustenta en el interés de que ustedes, Acroarte, tengan un nivel más justo de retribución acorde a su contribución al premio... La más importante. La familia decidió hace más de 18 años, al impulsar un cambio de patrocinador, abstenerse de participar en cualquier actividad que implique el manejo de recursos propios del evento. Posición que hoy por igual mantenemos al decir que nuestra gran compensación es y será que cada día El Casandra siga siendo lo que es.

La Fundación Casandra Damirón, Inc., comienza un programa de acciones que se desarrollarán con el propósito de posicionar el legado de nuestra madre en las diferentes áreas del arte, la cultura y de nuestra sociedad en sentido general. Se realiza actualmente un video biografía a cargo de Huchi Lora sobre nuestra madre y ya está en proceso de realización la “Suite Casandra”, con la cual se hará una obra de ballet con música inspirada en La Soberana.

Finalmente, queremos reiterarles nuestro agradecimiento, por todos estos años de trabajo tesonero en pos del engrandecimiento del arte nacional y de la memoria de nuestra inolvidable madre. Acroarte, a través del premio y con el auspicio de Barceló & Compañía en sus primeros y más difíciles 5 años (a quienes nunca se les ha reconocido ese mérito) y de la Cervecería Nacional Dominicana en esta segunda etapa, han construido una historia de engrandecimiento del arte dominicano.

Nuestra familia desea y confía que esta relación que durante tanto tiempo y con tanto éxito hemos construido, permanezca muchos años más dando frutos en beneficio del arte popular dominicano, de nuestra cultura y de nuestra identidad como nación, pero bajo un clima de igualdad participativa en que se respete el rol que a cada parte le corresponde.

Traductor de Idiomas