miércoles, 29 de febrero de 2012

Amelia Vega celebra dos meses de matrimonio


Amelia Vega celebra dos meses de matrimonio con el baloncelista de la NBA Al Horford, los que asegura han sido “jugositos”, pero llenos de bendiciones.
Rebecca González Pérez / Para Primera Hora

Como el nombre de su primer disco, Agua dulce, ha sido la vida de la Miss Universe 2003, Amelia Vega, desde que se unió en matrimonio al enebeísta de los Hawks de Atlanta, Al Horford. Y es que, a pesar de todos los rumores y habladurías que rodearon la inesperada boda, la realidad es que la contestación al porqué de su felicidad es sencilla: amor.

“Nos sorprendió el amor. El hecho de que se comentara lo que no era, me daba a entender lo ciega que está la gente ante el amor. ¿Cuál es el problema de casarse porque uno está enamorado? Realmente fue por eso, porque queríamos estar juntos, y qué difícil que la gente lo pueda entender; el amor existe, señores, y ya”, expresó entre risas.

Barriga en la miraAnte los rumores de embarazo, la pareja se reía porque entendía que todo iba a caer en su lugar en algún momento.
“Realmente, es increíble como todavía yo entro a los sitios y lo primero que me mira la gente es la barriga a ver si estoy embarazada, es comiquísimo”, confesó Vega.

Amelia y Al ya se conocían desde hace más o menos seis años, pero el flechazo llegó el pasado año cuando ambos se reencontraron en una campaña contra el cáncer infantil. En diciembre, se casaron para sorpresa de muchos.

“Cuando llegamos a realizar las fotos para la campaña, como ya nos conocíamos, pudimos conversar más, pero no te puedo negar que fue algo que estaba para nosotros y yo sí quería. Luego de las fotos, el grupo de artistas nos fuimos a comer y ambos, durante la conversación, nos aseguramos que estábamos solteros y luego de eso comenzamos a salir”, aseguró.

Tal parece que Al Horford tiene muchas características que captaron la atención de la beldad dominicana.

“Él es un espíritu libre como yo, le encanta inventar cuando tiene días libres. Me encanta su sonrisa, su mirada, me trata como una dama. Su trato y cariño hacia mí es espectacular. Cuando yo me di cuenta de todas esas cualidades, yo entendí que no tenía que esperar; son cosas que veía a través de su alma. Es un hombre bueno y genuino y hoy día soy bendecida”, subrayó.

No sólo su esposo logró conquistarla, sino que ahora Vega es fanática de la NBA.

“Te voy a ser sincera, no era fanática de la NBA, pero ahora soy yo la primera que pregunto cuándo hay juego en la casa. Es una adrenalina adictiva y lo tengo a él, que me explica las estrategias hasta de los jugadores”, detalló la vocalista.

A todos los detractores que han comentado y comparado su matrimonio con el de Kim Kardashian y el baloncelista Kris Humphries, Vega les dice: “Si uno cree que va a durar poco, ¿para qué se casa? Estoy muy contenta, que es lo que importa y todo en la vida se tiene que tratar día por día, y así llegaremos a viejitos, tratando de cultivar las cosas que son importantes, porque él es el hombre que quiero como padre de mis hijos en un futuro, es mi compañero y es con quien converso. Uno va creciendo día a día y la comunicación, que es el factor denominador en todas las etapas, en eso estamos muy bien”.

Una suegra alcahuetaLa intérprete dominicana comentó que su suegra, la periodista Arelis Reynoso, la apoya en todo.

“Antes de que él y yo estuviéramos andando, ella le decía sobre lo que yo estaba haciendo por ahí, por el mundo. Ella me consiente muchísimo y dice que soy la hija que nunca tuvo. Se divierte mucho conmigo y siempre está pendiente de mí. Ella es una dama y le agradezco mucho que haya criado a un hombre tan bueno, el hombre perfecto para mí”, narró.

A rehabilitarseSu esposo Al Horford, quien se ha mantenido fuera del baloncesto debido a una lesión en su hombro izquierdo, quizás podría regresar a las canchas antes de lo esperado.

“Ayer (el lunes) le quitaron el estabilizador y hoy (ayer, martes) comienza su rehabilitación. Quizás pueda integrarse pronto al equipo. Estoy muy contenta porque los médicos dijeron que ya no hay ningún problema con ese músculo y que su recuperación ha sido al 100 por ciento. Estamos del otro lado, gracias a Dios, y él se siente muy bien, ya no tiene dolor”, explicó.

Le hace lo que le pida“Él se ha dado una libertad más grande en comer, porque ha picado cositas que normalmente no come cuando se encuentra en la temporada”, contó Amelia Vega.

Expresó que no es una chef, pero por su esposo ha hecho de tripas corazones y, al menos de parte de Horford, no ha habido críticas.

“Cuando uno lo hace con dedicación y cariño, se puede comer, pero de verdad ha sido suerte de principiante. Me ha quedado bien lo poco que le he hecho. Le hice una sopa levantamuertos, sus espaguetis, su mangú y su pasta”, puntualizó la sobrina del cantautor dominicano Juan Luis Guerra.

Traductor de Idiomas